La Historia de Nuestra Señora del Rosario 

(Translated by Andres Rivera)

 

¿Qué es Historia?  Historia está básicamente definida como una compilación cronológica de eventos significativos que afectan a una nación o a una institución.  Pero, ¿necesitamos saber estos eventos?  ¿Son importantes o relevantes?  Cicerón,  filósofo Romano dice que; “No conocer lo que ha pasado en tiempos anteriores es continuar siendo siempre un niño”  

 

Así como dice Cicerón si no queremos seguir siendo niños,  una pequeña entidad que ciertamente está llena de potencial y crecimiento, debemos conocer la historia de nuestra parroquia.

 

Louisburg es un pequeño y pasivo  pueblo localizado cerca de 40 millas al norte de Raleigh.  En la década de los cuarenta, sacerdotes misioneros ambulantes viajaban durante la semana para ofrecer catequesis a los tres niños de la familia Rabil.  La misa dominical era celebrada en la sala de la casa y después de la misa, la pequeña mesa que servía de altar era preparada para servir el desayuno.  Pronto la asistencia comenzó a aumentar y alrededor de 6 ó 7 personas adicionales comenzaron a asistir.  Los católicos en Louisburg enfrentaron  muchos prejudicios y cuentan que los niños no tenían amigos y se burlaban de ellos en la escuela por sus creencias religiosas.

 

Mientras tanto, en Wake Forest, 10 millas al sur, La Condesa Katherine E. Price donó una gran cantidad de dinero para construir una Iglesia Católica en esa localidad.  Al completarse la construcción de la Iglesia Santa Catalina de Siena, la misa dominical fue descontinuada en Louisburg y los católicos tenían que viajar a Wake Forest o a Henderson para participar de la misa.

 

A través de la década de los cincuenta y principios de los sesenta, estudiantes católicos en el Colegio de Louisburg continuaban siendo recogidos los domingos en la mañana por miembros de las cinco ó seis familias católicas del pueblo y juntos viajaban la distancia para asistir a misa dominical.   Como resultado de esto se fortaleció, no tan solo la relación entre los estudiantes y los habitantes del pueblo,  sino que también se fortaleció la relación entre la iglesia católica y el colegio metodista.

 

En 1965 una misa vespertina fue celebrada en lo que era conocido como la Pequeña Capilla en el edificio Davis en las facilidades del colegio.   El Reverendo Joseph Couture SSE, pastor of Santa Catalina de Siena, y el Reverendo John Paro de Oxford and Butner fueron co-celebrantes.  Aunque no se conoce el día exacto de la celebración, fue probablemente un día de Precepto.  Los dos sacerdotes estaban interesados en crear un Newman Club (Centro de Ministerio Católico) en el colegio.   En la misa participaron estudiantes católicos del colegio, católicos de la comunidad y algunos empleados del colegio.

 

Inmediatamente después, el padre Joseph Couture comenzó a ofrecer regularmente la misa dominical en la pequeña capilla.  La presencia católica en Louisburg fue reconocida y evidenciada por una invitación del colegio al obispo Waters  para que este se dirigirse a la asamblea estudiantil en el auditorio (sala universitaria).  En ese tiempo servicios religiosos para todos los estudiantes eran requeridos semanalmente.  A medida que crecía el colegio un incremento en espacios de oficina fue aparente y la misa dominical tuvo que se movida al auditorio de música en el edificio de bellas artes.

 

A través de las décadas de los sesenta, setenta y a principios de los ochenta, nuestra pequeña y devota congregación tuvo la oportunidad de ser servida por muchos sacerdotes de Santa Catalina de Siena. Entre ellos están Reverendo Oliva Langlois SSE, Reverendo William Pitts y el retorno del Sacerdote Frank Moeslein.

 

Desafortunadamente, debido a limitaciones de tiempo, el 9 de junio de 1985 el padre Frank ofreció la última misa en el colegio y la feligresía tuvo que viajar nuevamente a Wake Forest.  Sin embargo, en 1993 la misa dominical fue reanudada en la recién construida Capilla Benson en las facilidades del colegio.  Para ese tiempo, Padre Richard Turner era el administrador pastoral de Santa Catalina de Siena y nos sirvió de pastor aquí en Louisburg.

 

En 1994 con la ayuda de Padre James Campbell OP y de la Hermana Kitty Bethea OP se comenzó un ministerio de verano para inmigrantes.  En los años siguientes, fuimos  bendecidos de ser servidos no solo por Padre Campbell sino también por muchos otros sacerdotes de la abadía (monasterio) San Martin De Porres en Raleigh.  Como cuestión de hecho, nuestro concilio de los Caballeros de Colon es nombrado en memoria de Padre Campbell.

 

El 1997 vio un crecimiento considerable de la comunidad Católica en Wake Forest y en Louisburg.  El Padre Thomas Tulley estaba constantemente viajando y sus servicios siendo requeridos entre las dos poblaciones.

 

El 17 de Agosto de 1999,  el Obispo Joseph Gossman promovió a la Hermana Elizabeth Bullen IHM como la administradora pastoral de la comunidad aquí en Louisburg.  Sister Betty tuvo la impresionante responsabilidad de encontrar un hogar, una oficina y adquirir un nombre para nuestra comunidad.  Luego de 40 días de oración, estudio, compartir y reflexión de los feligreses el nombre Nuestra Señora del Rosario fue escogido.  Ella estableció una oficina en un viejo edificio en Bickett Boulevard incluyendo un rótulo para anunciar que estábamos aquí. Durante el verano del 2001 se adquirió una propiedad en 937 North Main Street en Louisburg.  Nos movimos del deteriorado y viejo edificio en Bickett Boulevard a la deteriorada,  vieja casa y trabajamos con amor para convertirla en nuestro centro parroquial.

En Agosto del 2002 una preciosa rectoría (casa parroquial) fue comprada en donde residía la Hermana Betty. Esta residencia todavía está en uso por nuestro sacerdote. Nuestro aspecto estaba cambiando y ese mismo año también se comenzó a ofrecer una segunda misa la cual era celebrada en español.

 

Otra meta fue alcanzada cuando en Noviembre del 2004,  Bert L’Homme se convirtió en nuestro primer diácono.  Estábamos verdaderamente agradecidos.  Él se mantuvo con nosotros hasta Noviembre del 2009.  Sus servicios fueron invaluables para la Hermana Betty y nuestra siempre creciente comunidad.

 

Con el crecimiento vienen cambios.  Tuvimos que movernos a un edificio rentado en 460 Fox Park Road.    Esta localización nos ofrecía un lugar de culto constante así como espacio para oficinas, catequesis y alojamiento.  Mientras estábamos en 460 Fox Road fuimos guiados no solo por el padre Gregory Spencer sino  también por monseñor Gerald Lewis.

 

En 2008 la diócesis de Raleigh compró 20 acres en la autopista 39, al norte de Lousiburg y fue destinada para nuestro uso en el futuro.  Otra indicación de nuestro brillante futuro fue evidenciado por la asignación del reverendo diacono Patrick McIlmoyle a Nuestra Señora del Rosario el 26 de Junio de 2010.  El celebró su primera misa con nosotros y el Padre Scott el 18 de Julio de 2010.

 

La Hermana Betty fue reasignada y, en su devota sabiduría, el Obispo Michael Burbidge nos dejó en las capaces manos de nuestro administrador padre John Reharlo CICM y en la hermandad de la Iglesia San Eugenio en Wendell.  Bajo la dirección espiritual y espíritu emprendedor  del padre John nuestra congregación ha crecido en miembros así como económicamente.  El y Padre Ryan Carnecer CICM, nuestro vicario, junto con muchos otros quienes nos han guiado espiritualmente y cada uno de nuestros feligreses han contribuido con incalculables oraciones, donaciones, sangre, sudor y lágrimas para llevarnos a este presente.

 

Tan único como nuestros feligreses, así fueron los lugares donde rendimos culto sagrado en los pasados años.  Casas de familias, una capilla Metodista, salones de baile, comedores escolares, oficinas de bienes raíces y facilidades deportivas han sido todos nuestros primeros pasos llevándonos hacia esta nueva etapa de nuestro desarrollo, la cual comienza en este día,  7 de Marzo de 2015.

 

Si, Dios responde las oraciones – pero a Su propio tiempo!!!

© 2014 Our Lady of the Rosary